v i s i t a n t e

web counter

jueves, 1 de noviembre de 2007

¿Por qué Areco?: Un acertijo eterno

Hubo un momento en la historia en que algún individuo decidió llamar con el nombre Areco al río que atraviesa nuestro pueblo. Indudablemente, la elección de ese nombre (y no de otro) tuvo un porqué, una razón; algún significado que se relacionara directamente con las características mas básicas de estas tierras, dándole así un sentido verdadero a la palabra. Sin embargo, está comprobado que en San Antonio de Areco no existe persona que pueda explicar con claridad y pruebas contundentes de donde viene nuestro nombre: ¿por qué Areco?. Una incógnita tremenda, y olvidada. Un pueblo que desconoce su origen no podrá pelear por grandes cosas.
Entre los contados investigadores y pensadores de San Antonio existe una gran cantidad de versiones acerca del nombre Areco. Quien esto escribe pudo encontrar, a simple vista, al menos seis explicaciones distintas del término que nos da nombre, y que como tal, debería identificarnos. Algunas de las versiones tienen mas peso que otras, y es por eso que a lo largo del tiempo muchas fueron perdiendo credibilidad hasta desaparecer de las posibilidades. Curiosamente, tal vez por fama o por simple arbitrariedad, tres de esas historias son las que se mantienen hasta el día de hoy como las candidatas mas certeras, consideradas "oficiales" por los gobiernos de nuestra ciudad. Algo así como tres fábulas que intentan suplantar el inmenso vacío de la verdad misma.
"Es un misterio, y eso va a seguir siendo siempre así", deduce Patricio Santos Ortega, Director de Turismo de San Antonio de Areco. El funcionario admitió que a los turistas que piden conocer la historia arequera, se les cuenta "las tres versiones" sobre el origen del nombre del río, y tal vez muchos de ellos se quedarán pensando "pero ¿como tres?, ¿Por cual de todas se llaman areco?". Una duda elemental que los atraviesa fugazmente. Y a los pocos minutos vuelven a sus vidas, sin volver a pensar jamás en el tema. Al parecer, esa actitud ha invadido también a varios de los habitantes del pueblo.
Las consideradas "versiones oficiales" gozan de mayor respeto entre los que alguna vez tuvieron la inquietud de saber. Una de ellas indica que el nombre se debe a un oficial español de apellido Areco que, tras ganar varios enfrentamientos contra los indios que habitaban la zona, cayo muerto a orillas del río. "Es válida, pero todos fruncen la nariz con respecto a esa versión" asegura Santos Ortega. Otra de las oficiales es la que indica a un pez como responsable del nombre. Arekutá es como los aborígenes llamaban a la actual Vieja del Agua, uno de los vertebrados mas típicos de nuestro río. Según esta historia, de allí deriva el término Areco.
La tercera versión es la que se relaciona con la planta Areca. Existe cierto consenso en indicar a esta como “la mas seria” de todas. Si bien se afirma que cuando los españoles llegaron, en este sector de la provincia no existían árboles sino yuyos altísimos y algún posible ombú, algunos defienden la teoría de que la palma Areca es una especie autóctona que crecía en los márgenes de los bañados en épocas anteriores a la conquista. Mas allá de que se comente que los indios utilizaban su fruto como estimulante, mascando la nuez para entrar en trance, esta es la versión que mas se ha popularizado. Pero nadie se atreve a considerarla como la verdadera: “una de las tres debe ser”, pensarán seguramente los conformistas.
Por fuera del “oficialismo” investigador, aparecen hipótesis acerca del nombre del río que se relacionan con “aguas muy calientes” (por arem, quemante, y co agua); con “sapos verdes” por un significado en la mitología araucana, o con antepasados de apellido Areco que tenían grandes extensiones de campo a su nombre por estas tierras.
Encontramos entonces varias suposiciones, en donde tendría que existir una sola verdad, clara y exacta, acerca de nuestro pasado que nos pertenece y del cual también algún día seremos parte. No es bueno confundirse: el río Areco, ese paisaje silvestre con flora y fauna rudimentaria que tanto diferencia a nuestra ciudad de las localidades vecinas, no solo es aquel caudal de agua que pasa por debajo del Puente Viejo, o ese río traicionero que ahoga a turistas que lo subestiman. Desde hace muchos años, el río areco es también el acertijo sobre nuestra identidad, que aguarda con sus mansas aguas a que algún curioso logre intentar descifrarlo. La escasez de registros históricos y el poco interés en conocer las raíces, han convertido al porque del nombre en un secreto, y luego, en mito. ¿Lo sabremos?.

Nota publicada x KdlQ en
Primera Fila / semanario Zonal / febrero 2006

2 comentarios:

A tres puntas dijo...

Que grandeeee el fantasma de Areco, che muy buena la nota, el video (mató la música de Manu Chao) y el blog...además, gracias por agregar a A tres puntas en la lista, ahora voy a hacer lo mismo con La Maquina...

Un abrazo

Tomas

Caballero de la Quema dijo...

Gracias tomaaaa!!! si, cuando lo creamos con SrZ al blog ni dudamos en agregarte... Buena data en aTrespuntas!! y gracias por las obsevaciones... sis aguante Manu Chao!!! y gracias por incluirnos en tu aldea de contacctos-amigos